LA JORNADA DE SANTO DOMINGO

ROBINSON CANÓ SE MUESTRA OPTIMISTA CON REGRESAR EN ALGÚN MOMENTO A GRANDES LIGAS

Deportes 07 de julio de 2022 Margarita Victorino Margarita Victorino
5O5EXQE5NBDI7EZO54CMKLX76A

Dos suspensiones por dopaje en cuatro años y dos despidos en los primeros dos meses de la actual temporada no han doblegado a Robinson Canó, uno de los mejores beisbolistas de las últimas décadas y alguien que aceptó bajar a la parte inferior de la cadena de producción para agenciarse un potencial boleto de regreso a la cúspide de la industria: Las Grandes Ligas estadounidenses.

"La idea es volver. Quiero volver a las Grandes ligas", dijo Canó el miércoles a ESPN Digital por la vía telefónica desde Sugar Land, en el área metropolitana de Houston, Texas.

"No tengo ningún problema en volver al principio, como hice cuando tenía 20 años de edad y comencé mi carrera profesional, si es lo necesario para volver a Grandes Ligas", agregó.

Canó, de 39 años, fue despedido por los New York Mets en mayo y luego por los San Diego Padres en junio, en la penúltima temporada del contrato de $240 millones de dólares por 10 años que firmó con los Seattle Mariners en diciembre del 2013. El veterano intermedista bateó .149 (74-11) con un cuadrangular en 24 partidos con Mets y Padres.

Canó, cuyo salario de $24 millones anuales en 2022 y 2023 está garantizado, sorprendió a muchos cuando aceptó una propuesta de ligas menores de San Diego para irse a jugar en El Paso Chihuahuas de la Liga Costa del Pacífico, clasificación Triple A.

Jugando todos los días, sin la presión natural de tener que rendir en cada turno en un equipo contendor, Canó batea .326 (86-28) con siete extrabases, 18 carreras impulsadas y 17 anotadas en sus primeros 19 juegos con la camiseta de los Chihuahuas.

El pasado sábado, en un partido contra Oklahoma City (sucursal de Los Angeles Dodgers), se fue de 5-4 con dos jonrones, seis carreras impulsadas y cuatro anotadas y alcanzó 10 bases.

"Hacía mucho tiempo que no tenía una tarde como esa", dijo Canó antes de comenzar a prepararse para un partido nocturno contra los Sugar Land Space Cowboys, la sucursal de los Houston Astros.

"Ahora me está yendo bien, comienzo a sentir que mi juego está regresando. Necesitaba tener muchos turnos consecutivos, hacer repeticiones, coger el ritmo. Aquí he tenido eso", dijo Canó.

"No lo hice bien en los turnos que me dieron en Grandes Ligas, esa es la verdad. En el béisbol si no produces, no estarás en la alineación. Eso lo acepto", dijo.

El dominicano confesó que los Padres no le hicieron ninguna promesa cuando le ofrecieron un pacto de ligas menores.

"No hay nada garantizado. Yo estoy fajado, haciendo swing. A veces hay que pasar algunas situaciones para apreciar mejor las cosas", dijo Canó, un ocho veces Todos Estrellas con dos Guantes de Oro que batea .301 con 2,635 hits, incluyendo 571 dobles y 335 jonrones, en 2,258 partidos en las ligas mayores desde el 2005.

Un ganador de cinco premios Bate de Plata, Canó es uno de 16 jugadores en toda la historia de Grandes ligas con promedio de bateo sobre .300 y al menos 2,000 hits, 1,000 anotadas, 1,000 impulsadas, 500 dobles y 300 cuadrangulares.

Su carrera parecía destinada a cerrar con el broche de oro de una placa en el Salón de la Fama de Cooperstown hasta el 2018, cuando la oficina del comisionado lo suspendió por 80 juegos por violar el programa antidopaje del béisbol. Peor aún, en noviembre del 2020, Canó fue suspendido por los 162 juegos de la temporada siguiente debido a un segundo positivo a sustancias prohibidas.

Cuando se reportó a los entrenamientos de los Mets en Port St. Lucie, Florida, en marzo, Canó se disculpó con sus compañeros en privado y luego con los Mets y los aficionados en una conferencia de prensa.

"No tenía razón [para usar sustancias], no tengo excusas", dijo Canó.

Independientemente de lo que pase el resto del verano, Canó no descartó jugar pelota invernal en su país y, si lo convocan, volver a vestir la camiseta de República Dominicana en el Clásico Mundial de Béisbol, cuya próxima edición está programada para celebrarse en marzo del 2023.

"Si me llaman, digo presente. Si fui en el momento más difícil de mi carrera, en el año en que me preparaba para la agencia libre, porque no lo haría ahora", dijo Canó, quien fue el Jugador Más Valioso del Clásico Mundial del 2013, que ganó República Dominicana con marca perfecta de 8-0.

"Pero eso no lo controlo yo. Si me llaman, voy, pero no me sentiría mal si no me convocan. Nuestro país tiene muchas buenas opciones para armar un roster para el Clásico Mundial", dijo.

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter