LA JORNADA DE SANTO DOMINGO

LA EXACTRIZ SARAH MINTZ (MARITZA RODRÍGUEZ) RESPONDE A SEGUIDORA : ¿Y TÚ ME DICES A MÍ POBRE MUJER?

Arte y Espectáculo 24 de julio de 2022 Celia Santana Celia Santana
kYWwdclZqj8gAye6kyWJBJJYYk1

Aunque hace ya varios años que tomó la decisión de convertirse al judaísmo ortodoxo y alejarse del medio artístico para enfocarse en su familia, Sarah Mintz –antes conocida como Maritza Rodríguez– sigue recibiendo con frecuencia cuestionamientos a través de las redes sociales por parte de algunos de sus seguidores que se atreven a juzgar y señalar su nueva vida.

Si bien esto es algo que no le quita el sueño, la que fuera actriz de exitosas telenovelas como La casa de al lado y Marido en alquiler optó por hacer frente este jueves a uno de esos señalamientos. 

"Pobre mujer, perdió su identidad por seguir la religión de un hombre. ¡Qué pena! Se ve tan triste", le escribió una seguidora durante una transmisión en vivo que llevó a cabo en Instagram. 

La reacción de Sarah, quien hoy reside en Israel junto a su familia, no se hizo esperar.

"Yo quisiera saber qué tanto ves más allá tú (ríe). Eso a mí me impresiona, cómo hay gente que pretende saber más de tu vida que tú. 'Que se le ve en los ojos la tristeza, pobre mujer'. ¿Pobre mujer? Ay mi vida tú no sabes lo feliz que yo soy hoy en día. Pobre antes más bien", le respondió.

"Ahorita yo soy una mujer dedicada a mis hijos, a mí, vivo con mi tiempo, disfruto, vivo relajada. Trabajé eso sí como una condenada, administré muy bien mi dinero que no tengo que matarme para trabajar. Trabajo, eso sí, trabajo aquí de maestra –por fin lo logré–, soy coach, me hablan para hacer publicidad, o sea yo trabajo, yo gano dinero, yo soy feliz, no me tengo que matar. Y tengo a Dios en mi corazón. ¿Y tú me dices a mí pobre mujer? ¿Pobre quiénes? Pobres quienes tienen que vivir de verdad una vida para complacer a los demás", expresó con énfasis. La exactriz de Telemundo señaló que ahora tiene tiempo para poder trabajar en ella y enfocarse en la educación de sus hijos, algo que con la vida que llevaba antes no hubiera sido posible.

"Yo todos los días le invierto a mi carácter porque no crean que yo soy perfecta, no. Para mí no son batallas perdidas, son batallas ganadas porque todos los días tengo la manera de aprender, de corregir, de estudiar, de poderle generar a mis hijos una inteligencia emocional, darles herramientas… Eso es vivir. Y tener el tiempo porque la vida que yo llevaba de antes no me daba el tiempo para yo poderle dedicar a mis hijos. La calidad de vida que yo quería darle a mis hijos no se la hubiera podido dar teniendo la vida que tenía antes", aseveró.

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter