LA JORNADA DE SANTO DOMINGO

CONOCE A ROZY UNA “INFLUENCER VIRTUAL” ¡LA PUEDES CONFUNDIR CON UNA PERSONA DE CARNE Y HUESO!

Ciencia y Tecnología 02 de agosto de 2022 Celia Santana Celia Santana
http___cdn.cnn_.com_cnnnext_dam_assets_220718152649-01-south-korea-virtual-influencers

 
Tiene más de 130.000 seguidores en Instagram, donde publica fotos de sus aventuras por el mundo. Su maquillaje es siempre impecable, su ropa parece sacada de una pasarela. Canta, baila y modela, y nada de eso es real. Rozy es una «influencer virtual» surcoreana, un ser humano renderizado digitalmente tan realista que a menudo se confunde con alguien de carne y hueso.

«¿Eres una persona real?», pregunta uno de sus seguidores en Instagram. «¿Eres una IA? ¿O un robot?». Según la empresa con sede en Seúl que la creó, Rozy es una mezcla de las tres cosas que oscila entre el mundo real y el virtual. Es «capaz de hacer todo lo que los humanos no pueden… de la forma más parecida a la humana», dice Sidus Studio X en su página web. Eso incluye obtener ganancias para la empresa en los multimillonarios mundos de la publicidad y el entretenimiento.

http___cdn.cnn_.com_cnnnext_dam_assets_220729041716-04-south-korea-virtual-influencers-new-1-restricted

Desde su lanzamiento en 2020, Rozy ha conseguido acuerdos con marcas y patrocinios, se ha presentado en desfiles de moda virtuales e incluso ha lanzado dos sencillos. Y no es la única. La industria de los «humanos virtuales» está en pleno auge, y con ella toda una nueva economía en la que los influencers del futuro no envejecen, no tienen escándalos y son digitalmente impecables, lo que ha hecho sonar la alarma entre algunos en un país ya obsesionado con estándares de belleza inalcanzables.

 Cómo funcionan las influencers virtuales

La tecnología CGI (imágenes generadas por computadora) que hay detrás de Rozy no es nueva. Es omnipresente en la industria del entretenimiento actual, donde los artistas la utilizan para crear personajes no humanos realistas en películas, juegos de computadora y videos musicales.

Pero solo recientemente se ha utilizado para crear influencers. A veces, Sidus Studio X crea una imagen de Rozy de la cabeza a los pies utilizando la tecnología, un enfoque que funciona bien para sus imágenes de Instagram. Otras veces superpone su cabeza al cuerpo de un modelo humano, por ejemplo, cuando modela ropa.

 La marca minorista surcoreana Lotte Home Shopping creó a su influencer virtual -Lucy, que tiene 78.000 seguidores en Instagram- con un software que suele utilizarse para los videojuegos.

Al igual que sus homólogos en la vida real, los influencers virtuales consiguen seguidores a través de las redes sociales, donde publican instantáneas de sus «vidas» e interactúan con sus fans. La cuenta de Rozy la muestra «viajando» a Singapur y disfrutando de una copa de vino en una azotea mientras sus fans elogian su ropa.

Las generaciones mayores podrían considerar algo extraño interactuar con una persona artificial. Pero los expertos dicen que los influencers virtuales han tocado la fibra sensible de los coreanos más jóvenes, nativos digitales que pasan gran parte de su vida en línea. Lee Na-kyoung, una joven de 23 años que vive en Incheon, empezó a seguir a Rozy hace unos dos años pensando que era una persona real.

Rozy la siguió, a veces comentando sus publicaciones, y así surgió una amistad virtual que ha perdurado incluso después de que Lee descubriera la verdad.

«Nos comunicábamos como amigas y me sentía cómoda con ella, así que no la considero una IA, sino una amiga de verdad», dice Lee. «Me encanta el contenido de Rozy», añadió Lee. «Es tan bonita que no puedo creer que sea una IA».

Un negocio rentable
Las redes sociales no solo permiten a los influencers virtuales crear una base de fans, sino que es donde entra el dinero. El Instagram de Rozy, por ejemplo, está salpicado de contenidos patrocinados en los que anuncia productos de cuidado de la piel y de moda.

«Muchas grandes empresas de Corea quieren utilizar a Rozy como modelo», dijo Baik Seung-yup, CEO de Sidus Studio X. «Este año, esperamos alcanzar fácilmente más de dos mil millones de wones coreanos (unos US$ 1,52 millones) de ganancias, solamente con Rozy».

Añadió que a medida que Rozy se hacía más popular, la empresa consiguió más patrocinios de marcas de lujo como Chanel y Hermes, así como de revistas y otras empresas de comunicación. Sus anuncios han aparecido ahora en la televisión, e incluso en espacios offline como vallas publicitarias y los laterales de los autobuses.

Lotte espera obtener este año ganancias similares con Lucy, que ha recibido ofertas publicitarias de empresas financieras y de la construcción, según Lee Bo-hyun, director de la división de medios de comunicación de Lotte Home Shopping

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter