LA JORNADA DE SANTO DOMINGO

MUCHOS RUSOS EN 'SHOCK' TRAS LA MOVILIZACIÓN DE RESERVISTAS: "TENEMOS MIEDO DE LO QUE PUEDA PASAR"

Internacionales 22 de septiembre de 2022 Margarita Victorino Margarita Victorino
descarga

La incertidumbre cunde entre la población rusa después de que este miércoles, en un mensaje televisado, Putin anunciase un decreto de "movilización parcial" de la población para proteger la soberanía e integridad territorial del país frente a la contraofensiva ucraniana. Una movilización que afectará a unos 300.000 reservistas con experiencia militar previa y que no afectará a los estudiantes.

Hasta ahora la población rusa se ha visto obligada a ignorar la guerra en Ucrania. "Estamos en shock y no sabemos qué va a pasar", explica Esvetlana. Tiene 22 años y habla un español perfecto. Vive en el centro de Moscú. Trabaja en una empresa de publicidad, y al llegar a la oficina no se ha atrevido a hablar con sus colegas sobre la última decisión de Putin. "Mi novio es estudiante, pero nadie me garantiza que no le vayan a llamar en el futuro", dice con la voz rota. Insiste, a lo largo de la llamada con RTVE.es, que no sabe ni comprende lo que está pasando. "Igual porque soy muy joven no lo entiendo todo, pero no sabemos qué hacer", añade desesperada.

Por su parte, el líder del Kremlin ha asegurado que es una "decisión para defender a Rusia". "Occidente quiere destruir el país", ha dicho en un discurso televisado, para justificar su decisión. El llamamiento a la movilización se produce un día después de los Parlamentos de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, y los territorios parcialmente controlados por las fuerzas rusas en Jersón y Zaporiyia han convocado, entre el viernes y el martes, sendos referendos de adhesión con Rusia. Esvetlana teme que la integración de estos territorios, aún en disputa con Ucrania, supongan un paso para anunciar oficialmente la guerra y de ahí una movilización nacional. 

Lo importante en todo esto, es que el gesto supone "un reconocimiento del fracaso de la operación especial, la evidencia de que han se han derrumbado todos los planes y el Kremlin no ha conseguido su objetivo inicial", asegura Iñaki Ortega, corresponsal de la Agencia EFE en Moscú. Además, el discurso de Putin coincide con la Asamblea General de la ONU en Nueva York donde toda la atención está puesta en este conflicto. "Putin no anuncia gratuitamente esta movilización parcial, lo hace para que tenga la repercusión que él quiere y en un lugar en el que se va a hablar principalmente de su invasión", analiza Jose Carlos Gallardo, ex corresponsal en Rusia para RTVE.

"Dice el presidente que se trata de defender nuestra integridad territorial a lo largo de mil kilómetros de frontera y que no hay gente suficiente para proteger el territorio", explica Esvetlana perpleja. Ella siente que en las grandes ciudades como la Moscú o San Petersburgo la gente está más informada, pero en otras localidades "hay muchas, muchísimas, personas que apoyan a Putin". En los últimos años el Kremlin ha ido allanando camino, según han denunciado organismos como Reporteros Sin Fronteras, para reprimir la libertad de expresión y censurar a los medios independientes y las voces críticas. En las zonas rurales ha hecho mella el discurso de Putin de tener que "desnazificar a Ucrania". En Moscú, dice, todo su círculo no está de acuerdo con la guerra: "Todos saben lo que pasa, pero tenemos miedo, no te imaginas el miedo que tenemos aquí". 

"Los ciudadanos rusos son rehenes de su propia historia y de los líderes que han ido dirigiendo su país. No creo que en ese momento vaya a haber una movilización mayoritaria. El país está aislado y los medios de comunicación independientes ya no existen", argumenta Gallardo. Por ahora, el movimiento pacifista Vesná (Primavera) ha convocado una manifestación, pero el contexto de opresión dificulta que se convierta en una protesta multitudinaria. "Si hay una manifestación de 8.000 personas y somos una población de más de 140 millones de personas, no va a servir de nada", dice Esvetlana, sobre todo si el destino de los que se manifiestan es la cárcel. 

Son 300.000 reservistas los que han sido convocados de forma inmediata. "Hace falta prepararles, entrenarles e instruirles y no va a ser de golpe", argumenta Ortega. Estima que es un plan a medio y largo plazo. El ministro de Defensa ha confirmado que Rusia puede llegar a movilizar a 25 millones de hombres con experiencia militar, los 300.000 son solo un 1%. Además, ha reconocido que han muerto menos de 6.000 (5.937) soldados en Ucrania, con la intención de que no cunda el pánico entre los llamados a alistarse. Las actividades relativas a la movilización han arrancado este mismo miércoles. Los perfiles varían entre técnicos de empresas estatales, técnicos en temas militares y también administrativos.

Los reservistas: un plan a medio y largo plazo

"Los expertos aquí en Rusia creen que el nivel de instrucción militar de estos reservistas en muchos casos era bajo en lo que se refiere a combate. Serán especialistas en sus áreas, pero presentan dudas sobre su capacidad bélica. Habrá que ver si estarán en primera línea de asalto, en la vanguardia o en la retaguardia", manifiesta el corresponsal en Moscú. "No son los reservistas de la época de la Unión Soviética", acentúa. 

No se conocen los siguientes pasos tras este anuncio. Voces expertas estiman que tardará el Kremlin en movilizar, equipar y organizar a estos reservistas y prevén que hasta la primavera no podrían involucrarse de lleno en los frentes de batalla.  Otras voces, sin embargo, consideran que podrían ser enviados para estar en la retaguardia en los territorios ocupados por Rusia. Además, es importante resaltar las enormes pérdidas que han sufrido las fuerzas armadas de Moscú tras el avance de la contraofensiva de Kiev. Los militares ucranianos han llegado a destruir depósitos de municiones, bases militares y puestos de mando. A todo esto, hay que sumarle la moral baja de los soldados a las puertas del invierno. 

"Lo que está claro es que Putin nunca ha dado marcha atrás. Todos sus movimientos, todas sus políticas, hayan sido más exitosas o no, él nunca jamás dará marcha atrás", dice Gallardo, sería una forma de mostrar la debilidad del orgullo ruso. La retirada de Járkov ha sido un jarro de agua fría que ha sacado a la luz las divisiones y críticas dentro de la propia cúpula y esto ha empujado Putin a dar un paso más. "Hemos visto en Rusia gente muy enfada, acusaban a los generales de errores graves, alguno llegaron a pedir fusilamientos. Se había creado un ambiente derrotista y él tenía que hacer algo", coincide Ortega.

 La desesperación de los más jóvenes 

Gallardo recuerda que el servicio militar en la república post soviética es obligatorio. Muchos jóvenes han utilizado todo tipo de excusas para no hacerlo: "No le ven sentido, algunos se escaquea con excusas de ciertos trabajos o estudios y otros lo hacen cuanto antes para seguir con su vida". Lo peor de este escenario, explica el ex corresponsal, es que las cifras de muertes por accidentes en el ejército "son demoledoras". 

"Muchos de estos jóvenes buscarán salir del país", asegura Andrés, un joven ruso de 25 años, llegó a España el pasado 29 de marzo. Echa mucho de menos a su familia, pero "en un día como hoy con lo que ha anunciado nuestro presidente, estoy contento de estar aquí". Se muestra preocupado por sus amigos que están preocupados y nerviosos. "Esta movilización puede traer la guerra a nuestras casas", denuncia. "Cada anuncio abre paso a nuevas incógnitas", confiesa. "Yo sé lo que han anunciado hoy, pero no sé que van a decidir mañana", zanja. 

En las últimas horas, los vuelos de ida desde Rusia se han ido agotando. Según Aviasales, ya no hay billetes para los trayectos directos de Moscú a Estambul o a Ereván, ambos destinos que permiten la entrada de rusos sin visado.

"Sé que mi voz es nada", denuncia Esvetlana. "En las últimas elecciones tenía 17 y no pude votar, ahora tengo 22 años y nadie me ha preguntado si estoy a favor o en contra de lo que están haciendo nuestros dirigentes", denuncia la joven. Lamenta que ante este escenario incierto no puedan salir del país, "yo personalmente no he hecho nada malo". Recuerda que las sanciones de occidente están afectando a la población local. "No tenemos culpa sobre lo que está haciendo el gobierno". La comunidad internacional no nos ayuda, la sociedad no ayuda a la sociedad rusa, también víctima de esta guerra. 

RTVE

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter