LA JORNADA DE SANTO DOMINGO

¡NO PUEDES OLVIDARTE DE TUS RIÑONES! APRENDE A CUIDARLOS

Salud 21 de septiembre de 2022 Margarita Victorino Margarita Victorino
capacidad-de-funcionamiento-de-los-rinones

No podemos olvidarnos de nuestros riñones, los tenemos en la mitad de la espalda, justo debajo de nuestras costillas, y tienen el tamaño de nuestros puños, pero lo más importante es que desempeñan un papel fundamental en el equilibrio del organismo, porque son los encargados de depurar y filtrar la sangre y desechar, a través de la orina, las sustancias tóxicas.

Las encargadas de realizar este trabajo de filtración, se llaman nefronas. Dentro de cada riñón tenemos un millón de ellas. Pues bien, la mayoría de las enfermedades renales atacan a las citadas nefronas y provocan diferentes y graves patologías.

Alberto García Iglesias, enfermero especialista en diálisis y master en la Universidad Internacional de Valencia, nos explica cuales son las patologías que pueden surgir, cuales los síntomas, y lo más importante, como cuidar los riñones .

Riñones: patologías más frecuentes

kidney-stock-1024x655
Las enfermedades que afectan de forma puntual o crónica al correcto funcionamiento de los riñones se conocen como nefropatías. Las más comunes son las siguientes:

Enfermedad renal crónica: es el trastorno de los riñones provocado por distintas enfermedades que hacen que los riñones no puedan filtrar la sangre correctamente.

Cáncer de riñón: las células renales mutan y se convierten en cancerosas, impidiendo que se realicen las  funciones adecuadamente.

Insuficiencia renal aguda: patología que provoca que los riñones pierdan su capacidad de depuración.

Cálculos renales: esta enfermedad se conoce comúnmente como piedras en el riñón y produce unos depósitos duros de minerales que se forman dentro de estos órganos y que provocan distintas complicaciones.

Nefropatía diabética: es una enfermedad renal grave provocada por la diabetes y hace que los riñones no puedan desempeñar sus funciones de forma normal.

Glomerulonefritis: la glomerulonefritis es una patología caracterizada por la inflamación de los glomérulos (unidades donde se filtra la sangre, actuando a modo de colador).

Traumatismo renal: es la afectación a los riñones que se da por alguna presión violenta ejercida sobre estos órganos.

Poliquistosis renal: se conoce también como enfermedad renal poliquística. Es un trastorno hereditario y provoca quistes en estos órganos que afectan a sus funciones.

Pielonefritis: es una infección renal que empieza en la vejiga o la uretra pero se puede extender a los riñones, reduciendo la realización de las funciones de forma correcta.

Síndrome nefrótico: los daños en los vasos sanguíneos provocan que se expulse demasiada cantidad de proteínas en la orina.

Síntomas que deben alertarnos
Principalmente hay que estar alerta ante la aparición de los siguientes síntomas:

Cambios en la frecuencia de la micción: aumento de las micciones durante la noche (nicturia) o aumento/disminución de la cantidad de orina.

Cambios en el aspecto de la orina: cambios en el color u olor.

Retención de líquidos: que se manifiesta con hinchazón en piernas, tobillos, pies y párpados principalmente.

Aumento de cansancio o fatiga: dificultad respiratoria.

Anemia

Picor en la piel (prurito): debido a la acumulación de toxinas en nuestra piel.

Nauseas / vómitos, además de pérdida de apetito o de peso.

También debemos prestar atención a nuestras cifras de tensión arterial: los problemas renales también causan hipertensión.

Riñones: patologías, síntomas y cuidados

Pero qué es lo que debemos hacer para cuidar de nuestros riñones. Existen alimentos y/o hábitos especialmente beneficiosos:

Procurar dormir bien: el insomnio crónico está relacionado con una peor salud renal.

Lo que le pasa al corazón afecta a tus riñones: por lo tanto, es importante hacer ejercicio (evitar el sedentarismo), evitar el tabaco y el alcohol y mantener a raya el colesterol.

Mantener un peso adecuado: el sobrepeso o aumento de la masa corporal “obliga” a nuestros riñones a “trabajar” más ya que necesitan más esfuerzo para eliminar los desechos.

Evitar la sal: reducir el consumo de sal disminuye muchos de los factores de riesgo que afectan a la salud renal, y hay que evitar el consumo de alimentos ultraprocesados por su alto contenido en sal y sodio.

Mantenerse hidratado: esto ayudará al correcto funcionamiento de nuestros riñones. Se optimiza la función de filtrado y prevenimos la aparición de depósitos de sales minerales que puedan provocar cálculos renales.

Cuidado con el abuso de medicamentos: la función de filtrado de los riñones también influye en la eliminación de los medicamentos. 

Así, el tratamiento de larga duración del dolor crónico con antiinflamatorios no esteroideos pueden causar daño al riñón. Se debe consultar al médico el mejor método de alivio del dolor y que, a su vez, no sean perjudiciales para nuestros riñones.

Alimentación: las frutas y las verduras frescas son los alimentos que más favorecen la función depurativa de los riñones, ya que además de contener una importante cantidad de agua,  son ricos en potasio que aumenta la producción de orina.

En concreto, la piña natural por su alto contenido en vitamina C, potasio y enzimas como la bromelina, es una joya para los riñones porque ayuda, entre otras cosas, a combatir las infecciones e inflamaciones del riñón.  

Por último el enfermero Alberto García Iglesias recomienda el consumo de alimentos lo menos procesados posibles.

EFE SALUD 

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter