Migración del relleno de labios: cómo evitar que el ácido hialurónico se desplace

Moda y Belleza 04 de julio de 2024 Yerandi Santana Yerandi Santana
f.elconfidencial.com_original_30a_b31_768_30ab317687d2c6b11b1cc2e1d75586e8

Es uno de los retoques más solicitados en medicina estética, según la SEME (Sociedad Española de Medicina Estética). Y si hablamos de las más jóvenes, no digamos: con TikTok como escenario de fondo donde las bocas exuberantes son verdadera tendencia, las consultas para agrandar los labios son cada vez más frecuentes, y la edad a la que acuden, cada vez menor.

 Según la Dra. Natalia Jiménez, dermatóloga del Hospital Ramón y Cajal, del Grupo Pedro Jaén y miembro del GEDET, “las jóvenes buscan mayor volumen que a edades superiores, en las que se da prioridad a unos labios hidratados y armónicos en proporción”.

 El aumento de labios se realiza con ácido hialurónico a día de hoy (por suerte, nada que ver con los materiales de antaño, permanentes y con predisposición a los bultitos), y aunque es un material natural, no está exento de riesgos, como el de que se desplace a otras zonas.

Las jóvenes piden aumentarlos, y más adelante, recuperar turgencia (Launchmetrics Spotlight)
Para entender bien en qué consiste la técnica, preguntamos a la Dra. Beatriz Estébanez, médico estéticos de Clínica Menorca. “El ácido hialurónico empezó a utilizarse en medicina estética 1996. Su gran capacidad para retener agua lo convierte en un gran producto hidratante, y más tarde empezó a usarse como voluminizador. Lo tenemos de forma natural en la piel y actualmente este polisacárido se ha convertido en el rey de los tratamientos médico-estéticos no invasivos reabsorbibles. Dependiendo de su peso molecular, tendrá una mayor o menor penetración en la piel; es un producto biodegradable , biocompatible y totalmente reabsorbible, así que es seguro”.

Mucho, mal o donde no toca
Con el paso del tiempo, los labios no solo pierden turgencia, también se vacían y el perfil se desdibuja. Sea para restablecer ese volumen y redefinir el contorno, o en las más jóvenes, para aumentarlos, está el relleno con ácido hialurónico. Y además de ser seguro, con las condiciones adecuadas, el resultado suele ser muy bueno.

 Ahora bien, entre los posibles efectos secundarios está la migración. Y esto quiere decir que el relleno se desplace. Como explica el Dr. Carlos Gómez, experto en medicina estética, “se reconoce por un cúmulo de producto en la parte blanca, fuera de la mucosa labial. La culpa es de aplicar demasiada cantidad, un mal producto o un pinchazo fuera de zona. En realidad, es totalmente evitable”, explica.

Con los años los labios se deshidratan, se desdibujan y salen arruguitas (Lanchmetrics Spotlight)
Así se previene
Para que no haya migración, dice el experto, hay que elegir un producto con indicación para esta zona y que sea infiltrado por un profesional con experiencia. Y que trabaje con los mejores productos: las propiedades reológicas del ácido hialurónico que se use (cómo se comporte cuando se le someta a un esfuerzo mecánico) son esenciales, aseguran los especialistas.

Algunas patologías autoinmunes pueden endurecer el material (Unsplash)
Hay más: aunque no es lo más habitual, también “existen patologías, como algunas enfermedades autoinmunes, que si no se contemplan a la hora de realizar la historia clínica, pueden hacer que el sistema inmune amplifique la reacción ante el material de relleno y lo endurezca o forme un nódulo. Pero se trata de casos poco comunes”.

Retoque sobre retoque
Hay otra causa: la huella estética. Es decir, ponerse más labio cuando el hialurónico que se puso la vez anterior no se ha reabsorbido del todo. “El criterio médico al momento de hacer una infiltración es fundamental y hay que tener en cuenta la memoria estética. En ocasiones, el paciente pide más cantidad cuando aún no se ha terminado de reabsorber el volumen previo y esto puede ocasionar que, al no haber espacio suficiente, el ácido hialurónico se expanda a otra zona. Además, puede haber mujeres que por su tipología de labio, mucosa o piel sean más propensas a que les ocurra y por eso la valoración y exploración previa por parte del profesional es muy importante”, añade el Dr. Carlos Gómez.

  
Se puede conseguir unos labios repulpados, de forma efímera, gracias a un labial nutritivo, con péptidos o con otros ingredientes. (Launchmetric Spotlight)
Por ejemplo, argumenta la Dra. Estébanez, cuando el bermellón central superior está muy pronunciado y divide el labio en varios lóbulos. “Esto dificulta el relleno homogéneo y requerirá varias aplicaciones para su total corrección. En estos casos, y cuando el labio es muy fino y retraído, es más fácil que el producto migre, al encontrarse con una presión constante”. ¿La zona que suele verse más afectada? El borde del labio superior o perfil superior, generalmente por no estar lo suficientemente marcado.

El antídoto: la hialuronidasa
Cuando hay migración de ácido hialurónico, suele resolverse de manera natural con el paso del tiempo. Pero en ocasiones es necesario aplicar hialuronidasa. Como explica el Dr. Gómez, se trata de una enzima capaz de romper la molécula del ácido para degradarlo, disolverlo y poder así corregirlo. Lo habitual es aplicarlo poco después del aumento de labios.

 ¿Y si ha pasado tiempo? “Se puede tratar igualmente, pero será conveniente realizar un tratamiento eco-guiado para resolverlo mejor”, cuenta la médico estético de Clínica Menorca. “Y si la migración se ha producido a otras zonas faciales, los aliados serán la radiofrecuencia o los ultrasonidos”.

AV

Te puede interesar
Lo más visto