Pintar tejados de blanco enfría más las ciudades que la vegetación

Ciencia y Tecnología 05 de julio de 2024 Yerandi Santana Yerandi Santana
eidficios-de-londres_3bb2

La investigación, publicada en Geophysical Research Letters, utilizó un modelo climático urbano tridimensional del Gran Londres para probar los efectos térmicos de diferentes sistemas pasivos y activos de gestión del calor urbano, incluidos los "techos fríos" pintados, los paneles solares en los tejados, los techos verdes, la vegetación arbórea a nivel del suelo y el aire acondicionado durante los dos días más calurosos del verano de 2018, el más cálido registrado.

Encontró que si se adoptan ampliamente en todo Londres, los techos fríos podrían reducir las temperaturas exteriores en toda la ciudad en promedio alrededor de 1,2 grados C, y hasta 2 grados C en algunos lugares. Otros sistemas, como la vegetación extensa a nivel de la calle o los paneles solares, proporcionarían un efecto de enfriamiento neto menor, de sólo unos 0,3 grados C de media en Londres, aunque ofrecen otros beneficios ambientales. Del mismo modo, aunque los tejados verdes ofrecen beneficios como el drenaje del agua y los hábitats para la vida silvestre, se descubrió que su efecto de enfriamiento neto en la ciudad era insignificante en promedio.
 
El aire acondicionado calentará el entorno urbano exterior
El aire acondicionado, que transfiere el calor desde el interior de los edificios al exterior, calentaría el entorno urbano exterior en unos 0,15 grados C para la ciudad en general, pero hasta 1 grado C en el denso centro de Londres. Los investigadores también descubrieron que el aumento en la distribución de unidades de aire acondicionado en su modelo podría ser alimentado en su totalidad por paneles solares fotovoltaicos si se instalaran de manera similar en su máxima extensión.

Para medir el efecto total potencial de cada método, el equipo modeló cada uno como si hubieran sido adoptados tan ampliamente como fuera teóricamente posible en edificios de viviendas, comerciales e industriales en todo el Gran Londres.

El autor principal, el Dr. Oscar Brousse, del Bartlett School of Environment, Energy & Resources, dijo en un comunicado: "Probamos exhaustivamente múltiples métodos que ciudades como Londres podrían usar para adaptarse y mitigar el aumento de las temperaturas, y descubrimos que los techos fríos eran la mejor manera de mantener bajas las temperaturas durante los días de verano extremadamente calurosos. Otros métodos tenían varios beneficios secundarios importantes, pero ninguno pudo reducir el calor urbano exterior a casi el mismo nivel".
 
A medida que cambia el clima, los residentes de las ciudades son particularmente vulnerables al aumento de las temperaturas. Las ciudades generalmente atrapan el calor, lo que induce el efecto de isla de calor urbana que puede provocar un mayor malestar y mortalidad para los residentes durante los períodos de calor. Encontrar formas de adaptarse o mitigar este aumento de las temperaturas se ha convertido en una alta prioridad para los planificadores y diseñadores urbanos, que han estado explorando métodos de enfriamiento pasivos como techos fríos, techos verdes y vegetación urbana expandida, así como métodos activos para el interior de los edificios, como el aire acondicionado.

El estudio ofreció información adicional sobre la gestión del calor urbano al comparar exhaustivamente varias acciones comunes de mitigación del calor pasivas y activas.

Doble beneficio
Al reflejar el calor en lugar de absorberlo, los techos fríos tienen el doble beneficio de enfriar no solo el ambiente urbano exterior, sino también el interior de los edificios.

Aunque en promedio el efecto de los techos verdes fue insignificante, los investigadores descubrieron que su efecto sobre la temperatura variaba significativamente a lo largo del día. Durante las horas más cálidas del día, la adopción generalizada de techos verdes podría reducir las temperaturas urbanas en un promedio de 0,5 grados C. Sin embargo, esto se compensaría durante la noche, ya que la masa térmica de los techos retendría el calor diurno, liberándose cuando se pusiera el sol y aumentando las temperaturas nocturnas en aproximadamente la misma cantidad.

La conversión de los espacios verdes de la ciudad de césped a cubierta de árboles caducifolios enfriaría las temperaturas durante la noche, pero en el mejor de los casos tendría efectos netos mixtos durante el día. Además, probablemente aumentaría la cantidad de vapor de agua en el aire, lo que aumentaría efectivamente la humedad del aire y podría afectar el confort térmico de los residentes.

TELECINCO

Te puede interesar
Lo más visto