Israel se apropia de la mayor cantidad de tierra en Cisjordania en tres décadas, según ONG

Internacionales 04 de julio de 2024 Mila Matos Mila Matos
asentamientos-jordan-kIy--1024x512@diario_abc

La ampliación de los confines territoriales del Estado de Israel crece ahora con la confiscación de tierras del valle del Jordán, un total de 12,7 kilómetros cuadrados en la Cisjordania ocupada. Según según indicó este miércoles una oenegé en declaraciones recogidas por AFP, constituye la mayor incautación de tierras por parte de Israel en tres décadas.

La agencia israelí a cargo de asuntos territoriales de esa región declaró en junio «propiedad estatal» las tierras del valle del Jordán, motivo por el que el Gobierno de Benjamín Netanyahu se arroga el derecho a ocupar el territorio y seguir ampliando unas fronteras que, desde la creación del Estado de Israel el 14 de mayo de 1948, han crecido sobre -al menos- un 60% de las tierras que originariamente pertenecían a los árabes.

La Administración Civil israelí acordó esta incautación masiva el 25 de junio, pero el texto no se ha publicado hasta este miércoles. Con este nuevo anuncio, que afecta a una zona situada en el noreste de Cisjordania, ascienden ya a 23,7 kilómetros cuadrados las tierras confiscadas este año, según adelanta la agencia AFP.

Este último movimiento, que supone la mayor confiscación de tierra de las últimas tres décadas, responde a una estrategia prolongada por parte del Estado israelí que supone la ocupación mediante colonos de territorio en Cisjordania y Gaza. Desde la creación de una Autoridad Palestina en 1993 con los Acuerdos de Paz de Oslo, se ha producido la incautación casi sistemática de zonas reservadas para el pueblo palestino, con consecuencias graves para los habitantes más antiguos, que normalmente se ven reubicados sin compensación ni alternativa. También bloquea 'de facto' que los palestinos puedan tener acceso a estas áreas, lo que garantiza a Israel una continuidad territorial entre distintos asentamientos de colonos.

El detonante de la guerra actual en Gaza, es decir, el ataque perpetrado por Hamás el 7 de octubre de 2023 sobre territorio israelí, con centenas de muertos y prisioneros implicados, ha provocado un aumento en la actividad de los asentamientos ilegales de Israel en zonas consideradas bajo control palestino. EE.UU., uno de los aliados históricos de Israel deslizó que este tipo de actividad dificultaba lograr un acuerdo de paz entre ambos contendientes.

Las denuncias ante las prácticas de los asentamientos ilegales vienen siendo denunciadas por la ONU desde hace al menos 40 años. La primera vez que desde las Naciones Unidas se habló de «territorio ocupado» por el Estado de Israel fue en la Resolución 242, seis meses después del fin de la Guerra de los Seis Días en 1967, cuando el Estado hebreo se anexionó territorios en disputa con Egipto, Jordania y Siria.

La oenegé que ha denunciado esta práctica, Peace Now, cree que desde el Gobierno de Netanyahu «están decididos a luchar contra el mundo entero y los intereses del pueblo de Israel para beneficiar a un puñado de colonos».

Fuente: ABC 

Te puede interesar
Lo más visto